bienestar

Bienestar en el trabajo, seis pasos para lograrlo

Los empresarios saben que para tener éxito no basta con ser capaces de atraer al mejor talento: hay que saber cuidarlo. El éxito de cualquier empresa depende, en gran medida, de un buen ambiente laboral y un clima de trabajo satisfactorio. Por ello, es recomendable crear un plan de bienestar que recoja las metas a las que se quiere llegar en función de las necesidades reales de la plantilla, las medidas a implantar y los tiempos en los que hacerlo.

El informe Talent Journey: Estrategias de Compensación Total, elaborado por la consultora especializada en Recursos Humanos Howden People y la plataforma de bienestar corporativo Gympass, establece seis fases que no pueden faltar en un plan de bienestar completo.

  1. Conocer las necesidades de los empleados. El primer paso es saber cómo se sienten los empleados, cuáles son sus necesidades y qué esperan del equipo. Esto hace, también, que se sientan escuchados y tomados en cuenta.
  2. Marcar objetivos. Una vez entendidas las necesidades de la plantilla a nivel de bienestar se deben reflejar una serie de medidas a llevar a cabo y unas metas con las que la empresa se comprometa. Entre los objetivos que se marcan las organizaciones suele figurar atraer y fidelizar talento, reducir el absentismo o generar hábitos saludables. Y, para que dichos objetivos se cumplan, establecer un periodo de tiempo de, al menos, un año.
  3. Establecer un presupuesto. En el presupuesto anual debe detallarse una partida para hacer una inversión económica en estas medidas. Está demostrado que aquellas compañías que invierten en programas de bienestar tienen tasas de adhesión mucho más altas que las que no lo hacen.
  4. Comunicar adecuadamente las medidas, interna y externamente. Es fundamental informar a los empleados del plan de bienestar y las medidas previstas por todos los canales disponibles, además de crear un calendario anual de comunicaciones y acciones para que estén permanentemente informados. De cara al exterior, comunicar estas medidas ayuda a mejorar la reputación de la empresa y atraer talento.
  5. Involucrar a la dirección. El compromiso de los directivos no solo hará que destinen dinero al programa, sino también que el resto de empleados se lo tomen en serio.
  6. Seguimiento y evaluación. Es necesario analizar la implantación del programa de forma periódica e ir adaptándolo a las necesidades reales de los empleados.

Los expertos que han elaborado el informe consideran que el bienestar de los empleados debe figurar entre las prioridades: un nivel de estrés elevado reduce su productividad y contribuye negativamente al beneficio de la compañía, mientras que un buen clima de trabajo aumenta su motivación y satisfacción a la hora de desarrollar sus funciones.

Una de las herramientas que debe contener un plan de bienestar efectivo es la retribución flexible: como compensación, al empleado se le deben ofrecer una serie de productos y servicios  Así se mejora el equilibrio entre su vida laboral y personal y se alinean sus intereses con los de la organización, lo que hace más fácil que se desarrolle una relación a largo plazo entre ambos. Y no solo eso: así la empresa demuestra que se preocupa por sus trabajadores.

Categories: Blog

¡Compártelo en tu plataforma favorita!